Permítame dudar

¿Cuándo se termina de aprender?

Claro que te parece feo lo que te enseñaron a no mostrar, a no ver, lo que ves por primera vez, lo que no tienes códigos para entender. Una raya en la pared, la pared sin revoque, una casa sin pared. Una piel de otro color, una piel sin ropa, una piel con mucha ropa, una ropa.

Claro que te asustas cuándo no tienes instrucciones para saber qué hacer, cómo saludar, para dónde mirar o cuando no tienes la certeza de que en esas circunstancias no hay nada malo que te pueda pasar. Pero no fuiste siempre así.

En algún momento fuiste un ser curioso que miraba con descaro o que se escondía para mirar, que arrojaba la piedra o esperaba atento a que otro la arrojara para ver qué iba a pasar. Que hacía preguntas sin hartazgo detenido sólo por el hartazgo de alguien más. Durante un tiempo fuiste un ser generoso que observaba sin juzgar.

¿Cuánto tiempo libre tuviste, antes de que se te formara esa costra de moral en la piel?, ¿cuánto tiempo toma aprender qué está mal y qué bien?, ¿a qué edad se mueren las ganas de aprender?, ¿cuándo deja uno de tener ganas de ver su mundo crecer?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s