Permítame dudar

¿Quieres tobogarte?

“Para poder tobogarse hay que subirse a la escalera del tobogán, por eso es que los toboganes necesitan escalera”, va diciendo Isabella mientras dibuja una temblorosa línea en una servilleta que le sirve de escalera a un tobogán, tan tembloroso que de lanzarse uno, bajaría dando rítmicos saltitos hasta llegar al suelo con los dientes rotos.

No hace falta tener más de tres años para entender que para acceder al vértigo hace falta una escalera, aunque sea deforme, aunque sea temblorosa, pero que sea siempre muy nuestra. Que para caer en los deliciosos abismos de la emoción y probar los súbitos temblores, hace falta al menos empezar por abrir la puerta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s