Permítame dudar

¿Por qué no te vas?

Hay un arte engañoso en los fantasmas: se van. Se van a la tienda o a dar una vuelta a la plaza, a veces sólo a la pieza de junto o desaparecen un instante cuando los encandila una luz. Pero vuelven igual.

Hay en los fantasmas un dolor bonito: no se van. No abandonan su lugar de clavo en el zapato, de tic tac en el reloj, de rugir de autos en el balcón. Persisten en ese agobio lento, casi paisaje, pero nunca te dejan en soledad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s