Permítame dudar

Conjuro

Dale despacio, pero dale, vida. Que a esta cobardía ya no se le olvida lo turbulenta que puede ser la felicidad.

Dale despacio, pero dale. No me avises la hora de entrada ni de salida, que a veces si adivino que viene la dicha, es posible que quiera sin remedio, escapar.

Dale sin anuncios, no me agarres prevenida. Encontrame por sorpresa en una calle sin salida, no me avises si viene la tormenta o el vendaval.

Quiero todo, vida. Te quiero a vos, tu llegada y tu despedida, tu turbulencia y tu llovizna tranquila, pero ya olvidé cómo verte a los ojos sin pestañear.

Esperame con la daga y la caricia en la misma esquina, clavame sin aviso el puñal y la dicha, mostrame en la misma carta la muerte y la vida que a esta altura ya le temo a las dos por igual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s