Una reminiscencia del miedo

Una herencia desafortunada del conflicto colombiano es la idea de que tomar partido significa ser extremista. Liberales, conservadores, guerrilleros, paramilitares y toda una larga tradición de colombianos acudiendo a las armas, parecen motivo suficiente para pensar que todo aquel que defiende una postura política es “radical” o “extremista” y por lo tanto es prudente sospecharSigue leyendo “Una reminiscencia del miedo”