¿Por qué no mira?

Hagamos un recuento, rápidamente, de las cosas que usted mira a diario, sin mirar.Los manchones de hollín de la ciudad ennegrecida, el hombre también manchado de gris que vende dulces en la esquina, en el semáforo el acróbata virtuoso colgando de cabeza y el centro comercial que se alza, como un homenaje a los productosSigue leyendo “¿Por qué no mira?”